¡NOS HEMOS MUDADO!

¡NOS HEMOS MUDADO!

ENTRA YA A http://mooncityrpg.foroactivo.com
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Secretos Institucionales

Ir abajo 
AutorMensaje
Stephan Wolfgang
Transformación Material
avatar

Cantidad de envíos : 20
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Secretos Institucionales   Miér Sep 16, 2009 6:48 pm

Era pasada la tarde. Ya el sol comenzaba a esconderse y el cielo se teñía de rojos destilados, sin embargo Stephan había abandonado hace rato los campos abiertos del instituto para indagar dentro las paredes de la enorme fortaleza militar (Después de todo, eso era lo que era... ¿o no? Un lugar apartado en el que se entrenan individuos que luego servirán al cuerpo militar. El hecho de que quisieran camuflarlo bajo un uniforme colegial no negaba la verdad). El egocéntrico alemán comenzó a deambular por pasillos oscurecidos. Entraba a aulas desordenadas gracias a las ultimas lecciones, habitaciones en deshuso y pequeños cuartos abarrotados de checheres.... Nada interesante... Hasta que encontró una puerta arrinconada en un pasillo sin salida adornada con enormes trancas y un lindo y tentador candado.

-Vamos... Pero que chiste... -Stephan sonrió maquiavelicamente mientras se echaba el cabello hacia atrás. -¿En serio creen que un simple candado detendría a la cantidad de fenómenos que tienen encerrados en este lugar? -Lo tomó en una mano mientras con el pulgar sentía la superficie fría del metal. -Acero inoxidable... -Observó si se había alguien más en el pasillo y luego volvió a sonreír. Aprisionó el candado con su mano hasta que el objeto fue deformandose rápidamente. En segundos había perdido su antigua forma y ahora se mostraba como una elegante daga de leones en la mano del chico. -Será un bonito recuerdo... Pero le falta un detalle... -Pasó su indice por la hoja formando la palabra Wolf en esta. -Perfecto...

Despues de guardar su nueva arma en el cinturón de su pantalón levantó las trancas y abrió la pesada puerta. Lo unicó que se podía ver eran unas empinadas escaleras que daban a la oscuridad absoluta. -¿Que clase de lugar es Moon City...? -Frunció el ceño ante el tétrico espectáculo. Dejó la puerta entreabierta para que entrara un poco de luz e inició el descenso. cuando las escaleras terminaron comenzó a tantear las paredes hasta que encontró un interruptor. -Genial... -Entonces la habitación que se iluminó dejo ver cantidad de libros, mesas, archiveros, carpetas sueltas y demás objetos polvosos que recordarían una oficina de unos cincuenta años de antiguedad abandonada en un periodo extremo...

Entonces unas cajas apiladas llamaron su atención. Resaltaban a simple vista. Estaban selladas, y si se comparaban con el resto de las cosas eran notoriamente nuevas. Stephan sonrió una vez más y sin dudarlo se dirigió a aquel nuevo misterio. Tomó su daga y con un corte limpio abrió las cajas. Dentró había cantidad de carpetas. -Pero que aunticuados... ¿Qué no saben que ahora existe algo llamado computador...? -Tomó una al azar y ojeó la primera hoja. Sus ojos se ensancharon desmesuradamente ante la sorpresa. Frente a el una chica pelirroja y de ojos verdes le devolvía la mirada, y bajo la foto rezaba el nombre Damara Bingley. -Estas cajas tienen la información de todo el estudiantado de Moon City...

Entonces escuchó el sonido de la puerta a su espalda. -Mierda... -En seguida corrió a esconderse detrás de unos archiveros, pero cuando se dio cuenta aun tenía el folder de la chica en su mano. Se golpeó la frente ante su descuido, pero ya era demasaido tarde. Procuró guardar silencio y esperar ver quien era el intruso... (como si el no lo fuera XD...)

Bueno creo que me emocioné con este post.... Jeje...!! Espero que alguien tenga la paciencia y decida responder... ^^ Por cierto... El nombre de la chica fue realmente al azar!!! Si a su dueña le molesta lo cambio... =) Bienvenido el que quiera...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Damara Bingley
Volar
avatar

Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Secretos Institucionales   Jue Sep 17, 2009 12:58 am

Ese día la siesta de cierta pelirroja se había alargado mucho mas de lo común. Es que bueno, ese era el problema de poder quedarse dormida en cualquier lado, con cualquier ruido. Damara era un verdadero camión cuando de dormir se trataba. Todos los días luego del almuerzo se echaba en las partes mas recónditas del patio y en cuestión de segundos morfeo se la había llevado a viajar por su mundo de fantasías. Había despertado con un golpe de frió que le azotó todo el cuerpo, ¿Como no sentir frió?, si había dormido tanto que ahora estaba atardeciendo y el ambiente estaba entrando a enfriarse... Se incorporó con agilidad y mientras caminaba con enferma tranquilidad al instituto hacía intentos para desesperezarse. Omitió mas un par de bostezos, al igual que esfumó toda idea de echarse nuevamente a dormir. ¿Cuanto daría ella por ser un oso pardo, vivir en el bosque, comer lo que se le antojara y dormir toda su vida?.

Llegó al resguardo del instituto, pero no quiso ir de inmediato a su habitación. Miró su reloj con atención y confirmó que quedaba una hora aún para la cena. La muchacha de ojos verdes decidió que para que la espera se le hiciera mas corta, el estomago el rugía de una feroz hambre, la esperaría caminando por los pasillos. El hecho de tan solo caminar, observar las paredes, contar los azulejos del piso y imaginar historias con cada cuadro visto formaban parte de su fantasía. Poco a poco el caminar por aquellos ya conocidos lugares se convertía en un hábito para Dam. - Rojo, verde, rojo, verde, amarillo, rojo, verde, amarillo, azul, rojo, verde...- Iva recitando de memoria cada cuadradito de diferente tonalidad de la cerámica del suelo.

Por los pasillos caminaba con tranquilidad. Sus pequeños y ligeros pasos daban la impresión de que estuviera danzando o dando pequeños brincos. Los rasgos de la pelirroja permanecían normales, su semblante se hallaba tranquilo y sus intensos ojos verdes estaban fijos en un punto indefinido, obviamente soñando despierta. Caminando se sentía muy a gusto, Damara era dueña de una gran vitalidad, de la cual todo el mundo estaba enterado.

Que algo le llame la atención a Damara no es muy fácil, la verdad es que esta muchacha prefiere su propia imaginación a hechos concretos, pero algo destellante le acababa de prender una pequeña ampolleta en la cabeza. La puerta que mil veces antes la había observado con un enorme candado se encontraba abierta por arte de magia. Y mas encima se veía que estaba tenuemente iluminada... ¿Estaba viendo visiones? Al parecer no, y tampoco recordaba haberse quedado dormida. Lo pensó una, dos y hasta tres veces, hasta que la venció la curiosidad y se metió un la pequeña abertura de la puerta sin hacer ruido. Que emocionante...¿Que encontraría allá abajo?...

Nada interesante a primera vista, un montón de muebles y cajas viejisimas cubiertas de una densa capa de polvo y telas de arañas... De todas maneras no pensaba irse tan pronto, juró haber escuchado a alguien mientras bajaba los incómodos escalones. - ¿Quien anda allí? - preguntó al muy estilo de peliculas de policías, se dió tanta risa ella misma que tubo que morderse la lengua para no soltar una carcajada. Recorrió la estancia que no era tan pequeña como había diagnosticado al comienzo. Sopló algunas cajas y revisó debajo de un viejo escritorio... De pronto algo llamó su atención... una frondosa cabellera castaña sobresalía detrás de un archivador. - Uno, Dos, tres por el tipo detras del archivador gris...- Susurró despacito, pero aún allí su voz pareció repercutir con un eco. Sonrió por su estupidez, si era un profesor o un conserje estaba perdida... cruzo los dedos teatralmente...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Stephan Wolfgang
Transformación Material
avatar

Cantidad de envíos : 20
Fecha de inscripción : 20/07/2009

MensajeTema: Re: Secretos Institucionales   Jue Sep 17, 2009 6:06 pm

Stephan esperaba detrás del archivero escuchando cada sonido, para decifrar si se encontraba en peligro o no. No era que le importara que lo encontraran. Después de todo no le harían absolutamente nada, no les convenía. Ellos eran los que lo tenían retenido. Ni el estaba yendo voluntariamente a tener clases (por dios, si había terminado el colegio hacía un año ya...) ni sus padres estaban pagando por ello. De todas formas el joven alemán no era ni caprichoso ni estúpido, por lo que tampoco quería que lo descubrieran así no más. Menos en sus primeras semanas de clase... Luego con cierta confianza y conocimiento podría comenzar a hacer locuras...

Se concentró en los pasos que bajaban los escalones. Eran silenciosos y livianos. Demasiado faltos de autoridad para ser de alguien verdaderamente preocupante. Entonces la suave e inocente voz retumbó en las paredes. Una chica... Entonces sonrió confiado. Sólo era una estudiante, nada porque temer. Aun escondiendose pero con menos cautela se asomó un poco quedando al descubierto. La silueta daba vueltas por ahí con la gracia de una mariposa. Era liviana, gracil y exótica... Entonces la jovén giró su mirada hacia el punto donde Stephan se escondía. Cuando observó el rostró de la chica sus ojos se abriron sorprendidos por segunda vez. Duró un par de segundos en reacionar antes de volver a esconderse.

Se sentía como un tarado. Como un niño jugando a las escondidas. Pero es que aquello era simplemente increíble. ¿Era una casualidad de miedo o simplemente el destino? Cuando escuchó la voz de la chica confirmó lo que de por si era obvio. Abrió el folder una vez más y leyó el nombre. Entonces la imitó. -Un, dos, tres por Damara Bingley... -Su masculina voz retumbó con cierto misterio en las paredes llenas de telarañas de aquel sucio sótano.

Salió de su escondite con el folder en su mano y aquella sonrisa perfecta pintada en su rostro. -Eres una chica curiosa ¿no...? -Ahora que no estaba detrás del archivador podía observarla bien. Era muy linda, tenía una belleza exótica pero delicada. Su brillante pelo rojizo contrastaba con la vieja habitación y sus expresivos ojos verdes combinaban a la perfeccion con la sonrisa soñadora. Era un rostro de fantasía.

-Dime Damara... -Aquello le parecía simplemente demasiado increíble para dejarlo pasar. -¿Crees en el destino... O en la mundana casualidad?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Damara Bingley
Volar
avatar

Cantidad de envíos : 5
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Secretos Institucionales   Lun Sep 28, 2009 1:58 am

La pelirroja seguía en una pose bastante extraña. Con los ojos cerrados y los dedos de cada mano cruzados se maldecía a sí misma por ser tan atarantada, pensaba aún que detrás de aquel archivador podía encontrar a la directora, a un conserje o incluso a un profesor. Tragó saliva por estos últimos que eran bastante crueles en las clases. Ni quería imaginar que tipo de castigos podían crear esos hombres y mujeres. Se imaginaba al tirano de Dench estrangulándola con una soga imaginaria, o a la burlona Magdalène tirando rayos y fatales relámpagos sobre ella. "Vaya tipos" Suspiró calmandose, siendo realista... era muy poco probable que se tratara de uno de ellos y menos que se escondiera. "Sí, Damara, tu imaginación es muy absurda".

Primero abrió solo un ojo y con este comprobando que aún no pasaba nada se decidió a abrir el otro, nisiquiera descruzó los dedos cuando dos minutos después la voz de un desconocido le seguía el juego con su nombre. Se sobresaltó, llevaban dos semanas encerrados en aquel instituto y en aquel corto tiempo Damara prácticamente no había tratado con nadie. Solo su primo y algunas chicas con las cuales compartía su cuarto podían saber su nombre. Aún así se relajó si el desconocido le seguía la corriente no era tan serio ni tan cruel como temía. - Sal, Sal, donde quiera que estés...- Canturreó con voz suave imitando a una niñata en una película de terror. Tenia que reconocer dos cosas: la primera es que a pesar de sus aprensiones, la situación era inevitablemente divertida. La segunda sería que Dam siempre soñó con decir esa frase alguna vez. Sueño cumplido. (Saltitos *-*)

Apenas pronunció esas palabras mágicas (Para ella xD), el desconocido salió de su escondite y se dio a conocer. La pelirroja, que aún estaba con los dedos cruzados, quedó muda al notar cuanto tuvo que estirar su cuello para mirarle el rostro. Era bastante imponente, lo que mas le llamó la atención era su lacio cabello, no estaba acostumbrada a ver a hombres con el cabello largo, pero tenía que admitir que le asentaba perfectamente. El extraño sonrió y por inercia le imitó. - No, no lo soy en absoluto - Negó con la cabeza mintiendo con descarada sutileza y encogiéndose de hombros respondió a la ultima extraña y muy poco convencional pregunta de su compañero. - Emm... ¿el destino?.. Sí el destino es lo mío - Comento dudando al principio pero luego decidiéndose esfumando las dudas con voz soñadora, el destino era protagonista en mas de una de sus fantasías. - ¿Eres chino, Tailandez, Africano? ¿O de algún país donde se saludan con preguntas extrañas y adivinan los nombres de las otras personas? - preguntó con voz cantarina. Estaba inquieta por saber como sabía su nombre. Mientras inventaba otras ideas mas raras aún, daba vueltas por la habitación, no podía evitar seguir buscando nerviosa mas "intrusos".

- Te copiaré la idea, si no te molesta, claro. Aunque, yo soy solo otra inglesa mas. - Cerró los ojos concentrandose un momento y al abrirlos pronunció con una soñadora sonrisa - ¡Tu nombre es Stephen! - Miró hacia el suelo esperando si se había equivocado o no, a veces... solo a veces no le resultaba el pequeño truco que había aprendido de su abuela materna. Su verde y profunda mirada dio con sus dedos cruzados, y colorada por cabezota los descruzó en el acto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Secretos Institucionales   

Volver arriba Ir abajo
 
Secretos Institucionales
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 100 secretos del Vaticano
» Puntos secretos de placer
» CENSURADO: Los secretos de los apostoles
» Los 10 grandes secretos y misterios del ocultismo
» “Guerra en las sombras”: EEUU está realizando ataques secretos en Yemen

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
¡NOS HEMOS MUDADO!  :: Dentro del Instituto :: Sótano-
Cambiar a: