¡NOS HEMOS MUDADO!

¡NOS HEMOS MUDADO!

ENTRA YA A http://mooncityrpg.foroactivo.com
 
ÍndiceÍndice  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Día soleado

Ir abajo 
AutorMensaje
Raphaelle Florit
Clarividencia
Raphaelle Florit

Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Día soleado   Miér Sep 16, 2009 2:54 am

-¡Vaya! ¡Qué hermoso día hay hoy, pero cuanto sol! Creo que luciré un vestido corto, o una falda, o un short, hay no lo sé…- de pronto mi rostro cambió al recordar- ya sé uniforme…-


Brinqué de la cama lo más lejos que pude para mirar por la ventana era realmente un día hermoso no me fastidió el ruido de aquel molesto despertador como otros días, solo por el hecho de que el sol brillara tan fuerte, no sabía que ponerme, ni que hacer me apresuré a bañarme, peinarme, lavarme los dientes, pero no decidía como darle un look distinto a aquel uniforme cuando recordé un short blanco que me fascina, con una remera anaranjada con amarillo, de tiritas algo hippie que me hubiera encanado lucir en aquel maravilloso día.

Me vestí velozmente, quería salir muy rápido caminé fugazmente por el pasillo, “volé” por las escaleras (iba tan rápido que apenas vislumbre 2 rostros familiares los cuales salude con una seña que realicé con la mano).

El patio estaba repleto cuando interrumpí alegre, no sabía a quién dirigirme así que decidí comenzar a caminar por el centro del gran y concurrido patio, me sentía tan grácil, feliz, fresca y todo lo bueno… cuando vino sin que nadie la llamará ni la quisiera: una visión.

Notoriamente más clara que las anteriores me dejó desequilibrada e inmóvil en el centro del patio; las imágenes comenzaron; Alec mi adorada amiga parecía estar discutiendo con un hombre mayor parecía un profesor… pero ¿Por qué? ¡Qué rayos definitivamente no entendía nada!, el tipo no era un profesor sino un joven un tanto mayor que nosotras, la tironeaba del brazo… en algo que parecía un salón.

Fugaz como llegó se fue cuando logré reponerme, me hallaba en unas condiciones desastrosas, recostada en el suelo por no decir “tirada” en el suelo con todo mi uniforme teñido de verde, y miles de personas mirándome, claro era la niña clarividente que se quedaba pasmada en las peores situaciones, miraba al suelo no quería enfrentar al público, creo que jamás había experimentado una sensación de verguenza tan profunda... cuando noté que alguien me ofrecía su mano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oliver Halliwell
Telépata
Oliver Halliwell

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Día soleado   Miér Sep 16, 2009 3:24 am

Era un día inusualmente hermoso, había amanecido extraordinariamente soleado en el extraño Mooncity. Todos los estudiantes del instituto habían despertado de buen humor y había decidido pasar aquel pequeño milagrito en las inmediaciones exteriores. Muchos se divertían en el patio refrescandose en la fresca y verde vegetación, otros preferían agobiar el calor de una forma mas tradicional... bañándose en el pantanoso lago.

Claro que habían algunas excepciones, y una de aquellas personas era Oliver. Mientras sus compañeros y su hermana incluida disfrutaban del sol y sus ventajas, el se dedicaba a divagar por los ahora desiertos pasillos. Digamos que el muchacho de ojos pardos nunca ha sido muy amigo del sol, al quemarse se le forman rápidamente unas ronchitas muy poco visibles pero bastante molestas, y bueno... al tener su tez característicamente tostada por genes no necesita de un día soleado para verse mejor. ¿Ven que no es egolatra el muchacho? (xdd) Vestía unos pantalones negros y una camiseta manga corta que dejaba al descubierto sus tonificados y algo flacuchos brazos. Pero lo mas importante es que dejaba ver el hermoso y gran tatuaje que tenía en el brazo derecho, una mujer de unas perfectas facciones, de mirada pura y trasparente y sonrisa que infundía confianza y paz. Camilla era quien lo acompañaba ahí, tatuada en su brazo, siempre...donde quiera que el vaya. Caminaba con tranquilidad observando todo a su paso.

Luego de tanto recorrer los pasillos, el aburrimiento terminó venciendo a su voluntad y se dirigió sin mucho animo al patio. Sabía que habría un gentío, pero tenía la esperanza de encontrar una sombra que lo protegiera de ganarse aquellas malditas manchas. Para su mala suerte no encontró nada de sombras a primera vista y tubo que recorrer el lugar de mala gana mientras sentía como el sol le hacía arder la piel. Si estaba mas de media hora estaría frito literalmente. Justo cuando se dio por vencido y tomaba la decisión de volver al instituto vio una escena algo anormal. vio caer a una muchacha, quedó tirada en el suelo, su ropa toda verde gracias a la gran tintura del pasto, su rostro reflejaba confusión y vergüenza.

Sin pesarlo dos veces y actuando bajo sus instintos de caballero, se acercó haciéndose paso atravez de los curiosos. Apenas llegó hasta la casi desconocida le tendió la mano. -¿Estas bien? - murmuró serio pero gentil. La observó y noto que si la conocía. - Madeleine, tendras que comer mejor la proxima vez. No puedes andar desmayandote por la vida..-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raphaelle Florit
Clarividencia
Raphaelle Florit

Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Día soleado   Jue Sep 17, 2009 1:17 am

Noté que aquella mano no procedía de ninguna amiga, sino de un hombre cuando escuché una voz gentil…


- ¿Estas bien?- no quería, definitivamente no quería alzar la vista; estaba rosada, fucsia, no roja de la vergüenza y también confundida, pero tenía que afrontarlo apenas levanté un poco la mirada cuando vi un rostro poco familiar algo delgaducho, pero solo pude posar la mirada en unos pequeños ojos pardos que me ofrecían ayuda al tiempo que dijo:


Madeleine, tendrás que comer mejor la próxima vez. No puedes andar desmayándote por la vida…-


- No. No soy Mad…- respondí, tomé su mano, continuaba mirando al suelo cuando susurré


- Me quieres acompañar te lo explicaré- para mis adentros grité quiero salir de aquí.


El chico al que de pie solo le llegaba al hombro crispó sus expresiones al saber que no era Mad, pero en un acto reflejo me siguió como si supiera que necesitaba salir de ahí, era el centro de atención y todo por una visión… en esos momentos desee no tener aquella habilidad, que me hacía sentir distinta, pero en ocasiones acentuaba mi torpezas, extrañaba caerme por mis tropiezos, pero no caerme y quedarme pasmada ahí hasta que cesara… además no entendía nada -¿ quién se pelearía con Alec? Y ¿por qué?... Arrg-, en esos momentos desee alejarme del mundo y no querer a nadie si eso significaba no vigilar el futuro de nadie, pero realmente en ese instante de tristeza necesitaba de alguien, de alguien que me pudiera dar un apoyo moral… así que agarre la mano del chico y lo arrastré conmigo a los pasillos del instituto, hasta llegar a un hueco debajo de unas escaleras, donde solté la mano del chico que se hallaba frente a mí, no aguanté mas rompí en llanto… y me abalancé sobre él sin pensarlo, apoye mi cabeza en su pechó, cuando pensaba -no quiero esto…-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oliver Halliwell
Telépata
Oliver Halliwell

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Día soleado   Sáb Sep 19, 2009 7:24 am

¡Todo le pasa por ser un caballero! Bueno...quien le mandaba, si no se hubiera preocupado por esa extraña no estaría en donde estaba ahora. El pobre de Oliver ni se había dado cuenta como había llegado debajo de las escaleras, llegó a pensar que esa muchacha tenía el poder de cronoquinesis o velocidad de la luz, por que en un cerrar de ojos empujó al moreno con fuerza y aparecieron dentro del instituto.

-Espera, espera, espera...- dijo con una calma infinita intentando, sin mucho éxito, que su voz no sonara dura y distante. Cualquiera que conociera un poquito a Oliver Halliwell sabía que era una persona cautelosa, tranquila y no precisamente de un trato tan de piel a la primera. Para el todo se hacía con tiempo. Detestaba las muestras excesivas de cariño y de sentimientos provenientes de extraños. No le gustaba hiperventilar ni que se hiperventilen con el. Es cierto que esto cambiaba radicalmente con su hermana, su puntito. Pero no con el resto.

Por el mismo motivo, el hecho de que prácticamente una extraña lo haya conducido debajo de las escaleras, conocido también como un lugar muy intimo entre los alumnos, que se haya puesto a llorar desconsoladamente sin aparente motivo y ademas que se le abalanzara en busca de refugio resultaba toda una experiencia no del todo agradable para el. Adhiriendole la sensación de miles de palabras revoloteando en sus pensamientos, palabras con una connotación diferente, puesto que eran de una persona distinta, ajena a el... Se dió cuenta de que estaba leyendo los pensamientos de esa extraña sin saber realmente que significaban, Oli aún no manejaba su poder nada de bien. Al menos el hecho de leer pensamientos dirigidos hacia el no... Pero una de una cosa estaba seguro, esos pensamientos eran amargos y tristones.

Sin detenerse a pensar en lo brusco que resultaría separó su cuerpo de la chica con poca suavidad. No conocía el porqué, pero el contacto en especial de esa chica le daba alergia, le resultaba muy muy incomodo. Al separarse la observó fijamente, estudiándola con la mirada. Maldijo su mente por ser tan poco objetiva, estaba seguro que aquel rostro encajaba perfectamente con el mismo que conoció hace unos cuantos días en la biblioteca. Se llamaba Madeleine y era casi igual de antisocial que él. Bueno... nunca tanto. - Venga no llores, nada es suficientemente malo. - Se mantuvo a la distancia pero creyó que sería bueno unas palabras, el mismo sabía que lo único suficientemente terrible era perder a un ser querido. Pero los pensamientos de la muchacha no eran de ese estilo... - Si dices no ser Mad, ¿Quien eres entonces? - preguntó suavizando "algo" la voz, pero no volvió a acercarsele, temía que la alergia a aquella piel de porcelana fuera más terrible que la suya por el sol.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raphaelle Florit
Clarividencia
Raphaelle Florit

Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Día soleado   Dom Sep 20, 2009 12:40 am

-¿Por qué? Tan frágil, tan sola, la vida es más dura que larga pensar soy tan pequeña pero me hallo sola estoy harta de no tener a nadie, nadie real, extraño a mis amigas, a mi hogar, aquí nadie me toma en cuenta realmente, perdón sé que no te interesa, soy solo una niña llorona para tus ojos, pero si solo pudieras sentir la milésima de lo que yo siento de lo que he sentido, perder todo literalmente todo, ni siquiera la persona en la que más confío está conmigo, y sí lo reconozco soy de esas personas que necesitan a alguien un ciento por ciento y en verdad no creo que nadie disfrute solo, realmente solo, o bueno yo que pienso que la vida es un reto más que vida, esto no es vida la vida es algo hermoso no algo tortuoso… algún día quiero dejar de sufrir y de ser frágil o no, frágil no soy o sino no podría con esto pero sí dejar de ser dependiente… antes no lo era no sé cuando me volví así… quizás fue la pérdida…-

Decía entre los lamentos más grandes que jamás había tenido, apenas un incidente, fue la gota que rebalsó el vaso, aquel vaso que era muy grande y estaba demasiado lleno para aguantar, aunque fuera aquella pequeña caída, mis ojos parecían las cataratas del Niágara, no sé desde cuando no lloraba de tal manera, se vino a mi mente la típica frase, guarda las lágrimas para cuando estés casada… y sentí un gran nudo en la garganta que provocó que mi voz sonará muy quebradiza

-Triste, sola, ni un fantasma de lo que fui, de la que era antes que pasara… antes de que mi padre no estuviera más conmigo, antes de que mis sueños se apagaran y que hayan coartado mi libertad con ese campo de fuerza, un terreno limitado no es lo mío y de que me sirve ver el futuro si no es lo que quiero preferiría vivir mil veces un presente verdadero, que saber el futuro incierto-


Cuando terminé mi discurso las lágrimas habían cesado, algo en mí se había calmado, algo se había resignado, algo sabía que no valía la pena seguir sufriendo ya que aunque sufriera los dolores más atroces jamás pasaría, lo hecho echo estaba y nadie podría cambiarlo, nadie haría que el mal, las guerras dejaran de ser, que este infierno temporal pasará, solo me quedaba transformar el dolor en resignación y a la resignación añadirle alegría aunque doliera y costara, nadie, nadie curaría mis sentimientos ya que eran míos, nadie me devolvería a mi padre… ni mi hogar ni nada…

Mi vista se levantó del suelo a los ojos del moreno que estaba un tanto lejos de mí, estaba tan concentrada en mi pena que no lo noté.

-Tan derrotada, que llega un punto donde lo más mínimo me hace explotar y no querer más nada…, perdón te puedo parecer loca, bueno tu expresión dice creer algo así, pero no pienses que lo soy, es solo que… bueno creo que te lo explique un poco…- mi tonó recobro su alegría, claro no como la normal pero una el tono adquirió una notoria mejoría

-No suelo ser tan hiperventilada, ni arrastrar a las personas debajo de las escaleras, sólo que no podía más. A por cierto, Madeleine es mi gemela mi nombre es Raphaelle… ¿y tú?.-
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oliver Halliwell
Telépata
Oliver Halliwell

Cantidad de envíos : 11
Fecha de inscripción : 16/07/2009

MensajeTema: Re: Día soleado   Lun Sep 28, 2009 12:31 am

(No prometo nada bueno...)

¿Como alguien podía tener tanto en la cabeza? o mas bien... ¿Como podía soltar esa chorrada de ideas sin enredarse? Oliver pestañeaba un poco asustado por tanta descarga de sentimientos, no estaba acostumbrado a escuchar semejantes arranques psicológicos de sinceridad, ni siquiera los propios. La clon idéntica de Madeleine se estaba descargando con el, un desconocido. Encontraría eso algo patético si no estuviera escuchándola en ese momento. Sonaba debil, cansada y triste. La escuchó en silencio pensando en cada cosa que decía la rubia, sin embargo... lo que mas le chocó fue el entender que se encontraba sola si no fuera por su hermana. Es decir lo perdió todo. Su hogar, sus amigos, su madre, su padre... Oliver tragó saliva y intentó no cerrar los ojos, en aquella extraña veía reflejado su peor pesadilla. El perder todo.

Sintió como lentamente un escalofrío le recorría la espalda, quería decir algo pero no encontraba palabras que no fueran tan cercanas, por una extraña razón no quería ser amigable. Bueno... no era su naturaleza. Raphaelle ¿Así se llamaba? Le causaba entre lastima por su historia y curiosidad por su forma de ser. Al final, luego de un largo silencio prefirió no acotar nada, si no mantenerse en ese ámbito como un fiel oyente, y hablar respecto a algo mas ligth.

- ¿Gemelas? - preguntó sorprendido, claro... como no lo había notado antes. Entre la antisocial y esta nueva chica habían notorias diferencias, la que conoció en la biblioteca era mas retraída y callada, no se la habría imaginado tan parlanchina como veía a su hermana Raphaelle. Tampoco recordaba que el cabello de Madeleine fuera largo y con ondas. El mayor de los Halliwell se sonrió a sí mismo una vez, si su padre lo escuchara lo regañaría como siempre por ser tan detallista. Omitió un suspiró, como se extrañaba al viejo en esos momentos.

- Así que andan dos clones locos por ahí - rodó los ojos y suspiró teatralmente, intentando crear una atmósfera algo mas agradable, la chica estaba deprimida y tampoco quería que se sintiera peor por estar con un antisocial. Estiró con pocas ganas su brazo derecho para presentarse, no le apetecía volver a tocarla, pero sus modales le obligaban a hacerlo - Oliver Halliwel, monstruo telépata - A penas le estrechó la mano volvió a guardarla en uno de los bolsillos de su chaqueta, sana y salva. - Bien, Dolly. ¿Puedo llamarte así, no? - Preguntó, la verdad es que le hacía gracia llamarla como la primera oveja clonada, pero no le molestaba. Una de esas ideas locas que derrepente descuadraban a Oli oli. (*__*) - Ten presente que bueno... lo que me contaste y todo esto quedara aquí. - No sabía que mas decir... se frotó el pelo con inquietud y bajó la mirada para mirar el tatuaje de su madre Camilla en su brazo derecho. Suspiró. - Lo único que te puedo decir es que, bueno... tu mas que nadie sabe que la vida es dura, muy dura. A veces se pierden cosas valiosas, o se pierde todo. Pero tienes que recordar que luego de todo hay que saber levantarse y encontrarle un significado a esto que llamamos "vida". Es complicado, pero con el tiempo se descubre...- Zas!!! ¿De donde salió eso? Yo no lo sé. Solo se que Oliver superó su récord de palabras en un día o.O y le sumamos a que lo que dijo fue de forma casi amable. Le pongo un SIETE *__*.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Día soleado   

Volver arriba Ir abajo
 
Día soleado
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» otro dia soleado ... (belle and sebastian)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
¡NOS HEMOS MUDADO!  :: Afueras :: Patio-
Cambiar a: